Voy a alquilar o vender mi piso, ¿necesito el certificado de eficiencia energética?

necesito el certificado de eficiencia energética

 

Según la normativa actual vigente, desde el pasado 1 de junio las viviendas en venta o en alquiler deben disponer de un certificado de eficiencia energética. De no ser así, los propietarios pueden ser multados con sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, según el Real Decreto aprobado el pasado 5 de abril, que se completó posteriormente con varias enmiendas en el proyecto de Ley de reforma de la rehabilitación. Este certificado especifica mediante una escala de siete letras, de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio.

Pero, ¿de que se trata este certificado de eficiencia energética? La eficiencia energética se calcula midiendo la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire interior.

La obtención del certificado no resulta obligatoria para los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros útiles, edificios y monumentos protegidos en los que se altera su carácter o aspecto, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

De esta manera además de cumplir con la normativa legal, este certificado te ayudará a gestionar los recursos en cuanto gasto energético pudiéndose notar notablemente en tu factura.Según la normativa actual vigente, desde el pasado 1 de junio las viviendas en venta o en alquiler deben disponer de un certificado de eficiencia energética. De no ser así, los propietarios pueden ser multados con sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, según el Real Decreto aprobado el pasado 5 de abril, que se completó posteriormente con varias enmiendas en el proyecto de Ley de reforma de la rehabilitación. Este certificado especifica mediante una escala de siete letras, de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio.

Pero, ¿de que se trata este certificado de eficiencia energética? La eficiencia energética se calcula midiendo la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire interior.

La obtención del certificado no resulta obligatoria para los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros útiles, edificios y monumentos protegidos en los que se altera su carácter o aspecto, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

De esta manera además de cumplir con la normativa legal, este certificado te ayudará a gestionar los recursos en cuanto gasto energético pudiéndose notar notablemente en tu factura.