Ventajas de la arquitectura sostenible

Nuestra sociedad se encuentra siempre en constante evolución, algo que se puede ver en cada rincón del planeta y que se refleja en partes tan importantes de nuestra vida como es la arquitectura de los lugares en los que vivimos o los espacios en los que desempeñamos nuestro trabajo.

Por ese motivo hay una corriente que cada vez comienza a ser más mayoritaria y por la cual comienza a apostarse por los edificios sostenibles (también conocidos como edificios verdes).

La arquitectura sostenible es considerada por muchos como un producto de lujo que se encuentra alejado de la mayoría de bolsillos por sus elevados costes en instalaciones y materiales.

Sin embargo, ¿se encuentran realmente justificados estos gastos?, y es que pese a que el desembolso principal pueda ser mayor, a la larga se producirán beneficios económicos (o ahorro en servicios)  que acabarán resultando amortizadas tanto para ocupantes como para propietarios.

A continuación os vamos a exponer algunas conclusiones que ha hecho publicadas el Consejo de Construcción Verde en España, y que nos habla acerca de las ventajas de apostar por la arquitectura sostenible.

Los edificios sostenibles alcanzan un mayor valor de mercado, dado que al ser construcciones más equipadas, con mayor calidad, y más escasas acostumbran a tener una mayor demanda.

El alquiler de un edificio de oficinas sostenible que posea certificación LEED siempre será más elevado que el de un edificio normal, por lo que su propietario obtendrá más beneficios por su explotación. De la misma manera, y de cara a los ocupantes, los costes por mantenimiento serán menores al mismo tiempo que aportarán una imagen verde de cara al público que puede llegar a traducirse en un mayor nivel de productividad de los empleados.

La arquitectura sostenible genera menos costes. Esta afirmación es irrefutable, ya que este tipo de edificios necesitan menor cantidad de energía para funcionar y generan una cantidad menor de mantenimiento. Pese al gran desembolso inicial, el gasto se amortizará rápidamente.

Los edificios sustentables generan mayores ingresos, ya que al estar más solicitadas, este tipo de construcciones acostumbran a tener unas tasas de vacantes inferiores (aproximadamente de un 3,5%).necesito el certificado de eficiencia energéticaNuestra sociedad se encuentra siempre en constante evolución, algo que se puede ver en cada rincón del planeta y que se refleja en partes tan importantes de nuestra vida como es la arquitectura de los lugares en los que vivimos o los espacios en los que desempeñamos nuestro trabajo, la arquitectura sostenible cobra especial relevancia en estos tiempos.

Por ese motivo hay una corriente que cada vez comienza a ser más mayoritaria y por la cual comienza a apostarse por los edificios sostenibles (también conocidos como edificios verdes).

La arquitectura sostenible es considerada por muchos como un producto de lujo que se encuentra alejado de la mayoría de bolsillos por sus elevados costes en instalaciones y materiales.

Sin embargo, ¿se encuentran realmente justificados estos gastos?, y es que pese a que el desembolso principal pueda ser mayor, a la larga se producirán beneficios económicos (o ahorro en servicios)  que acabarán resultando amortizadas tanto para ocupantes como para propietarios.

A continuación os vamos a exponer algunas conclusiones que ha hecho publicadas el Consejo de Construcción Verde en España, y que nos habla acerca de las ventajas de apostar por la arquitectura sostenible.

Los edificios sostenibles alcanzan un mayor valor de mercado, dado que al ser construcciones más equipadas, con mayor calidad, y más escasas acostumbran a tener una mayor demanda.

El alquiler de un edificio de oficinas sostenible que posea certificación LEED siempre será más elevado que el de un edificio normal, por lo que su propietario obtendrá más beneficios por su explotación. De la misma manera, y de cara a los ocupantes, los costes por mantenimiento serán menores al mismo tiempo que aportarán una imagen verde de cara al público que puede llegar a traducirse en un mayor nivel de productividad de los empleados.

La arquitectura sostenible genera menos costes. Esta afirmación es irrefutable, ya que este tipo de edificios necesitan menor cantidad de energía para funcionar y generan una cantidad menor de mantenimiento. Pese al gran desembolso inicial, el gasto se amortizará rápidamente.

Los edificios sustentables generan mayores ingresos, ya que al estar más solicitadas, este tipo de construcciones acostumbran a tener unas tasas de vacantes inferiores (aproximadamente de un 3,5%).