Decoración estilo Loft

El estilo loft surge en los años 70 en Nueva York como una iniciativa de estudiantes y artistas que buscaban espacios económicos para vivir y trabajar.

Gracias al alquiler se mudaron a locales industriales y zonas destinadas a almacenes. Al disponer de grandes espacios podrían integrar trabajo y vivienda en un mismo lugar, con la ventaja de un coste menor.
Con el tiempo y la demanda de dichos espacios estos barrios se llenaron de restaurantes, tiendas y estudios de artistas por lo que se revitalizaron dichos barrios dentro de la ciudad.

El loft es un estilo que poco a poco se fue adaptando a superficies pequeñas y combinándose con otros estilos.
Como características del estilo loft podemos decir que son espacios grandes, con mucha luz y aspecto fabril.

Se destaca por la ausencia de divisiones, con zonas comunes conectadas entre sí, aunque podía haber zonas más privadas y separadas del resto. El espacio vacío se constituye como el elemento más utilizado del estilo loft.

Otra característica es el uso de dos plantas o entreplantas, que separan el área pública de la privada, es decir en la planta baja estaría el salón, living y cocina y en la planta superior estarían los dormitorios, estudio y habitaciones complementarias. Para integrar estos espacios se utilizan escaleras con un peso decorativo muy importante.

En cuanto a los materiales los más utilizados son el cemento, el ladrillo visto y el metal. Los colores suelen ser fríos, con blancos y grises.

Gracias a los grandes espacios la luz juega un papel fundamental, con grandes ventanales y techos muy elevados, permitiéndose el paso de la luz por todo el espacio.

El loft requiere de una altura considerable de los techos, sin embargo si no la hubiera se puede crear sensación de altura por medio de la decoración y los acabados. Si se requieren divisiones debemos evitar poner paredes y puertas, integrando en su caso bibliotecas y paneles.decoracion estilo loftEl estilo loft surge en los años 70 en Nueva York como una iniciativa de estudiantes y artistas que buscaban espacios económicos para vivir y trabajar.

Gracias al alquiler se mudaron a locales industriales y zonas destinadas a almacenes. Al disponer de grandes espacios podrían integrar trabajo y vivienda en un mismo lugar, con la ventaja de un coste menor.
Con el tiempo y la demanda de dichos espacios estos barrios se llenaron de restaurantes, tiendas y estudios de artistas por lo que se revitalizaron dichos barrios dentro de la ciudad.

El loft es un estilo que poco a poco se fue adaptando a superficies pequeñas y combinándose con otros estilos.
Como características del estilo loft podemos decir que son espacios grandes, con mucha luz y aspecto fabril.

Se destaca por la ausencia de divisiones, con zonas comunes conectadas entre sí, aunque podía haber zonas más privadas y separadas del resto. El espacio vacío se constituye como el elemento más utilizado del estilo loft.

Otra característica es el uso de dos plantas o entreplantas, que separan el área pública de la privada, es decir en la planta baja estaría el salón, living y cocina y en la planta superior estarían los dormitorios, estudio y habitaciones complementarias. Para integrar estos espacios se utilizan escaleras con un peso decorativo muy importante.

En cuanto a los materiales los más utilizados son el cemento, el ladrillo visto y el metal. Los colores suelen ser fríos, con blancos y grises.

Gracias a los grandes espacios la luz juega un papel fundamental, con grandes ventanales y techos muy elevados, permitiéndose el paso de la luz por todo el espacio.

El loft requiere de una altura considerable de los techos, sin embargo si no la hubiera se puede crear sensación de altura por medio de la decoración y los acabados. Si se requieren divisiones debemos evitar poner paredes y puertas, integrando en su caso bibliotecas y paneles.